"Gestos para nada"
Experimentación de un grupo teatral sobre el espacio escénico y la presencia soberana de la persona sobre él, una visión de lo que pasa fuera del escenario en el backstage, que sorprende por su imaginativa puesta en escena.
 
   
 
photos by charly borja 2011 - Copyright ©
 

 

 

 

Gestos para Nada


de
José Sanchis Sinisterra

Dirección
Guillermo Ghio

 

con


Sil Maitén,

Ricardo Lanari,

Norberto Portal,

Emanuela Gavazza,

Stella Maris Taborda,

Elsa Calles

 

Entrenamiento Corporal
Susi Pérez


Funciones: Sábados a las 18 horas
Localidades: $ 30.- (Localidades Limitadas)


Sala LA CLAC – Av. de Mayo 1156
Reservas: 4382-6529 / 4115-3510

 



De que trata?
“gestos para NADA” es la segunda de tres etapas de los Talleres Montaje.
Después de haber recorrido los diferentes Módulos que componen los Talleres, a fin del 2010 compartimos con un público de allegados, dos obras breves.
En esta oportunidad, ese compromiso crece, con una serie de obras breves de Sanchis Sinisterra (uno de los mas prestigiosos dramaturgos españoles) unidas por el común denominador de reflexionar sobre el teatro y la representación.
Y ese compromiso crecerá también en el contacto con el público, para que el trabajo se profundice.
Esta etapa se completará este año con una segunda parte donde generaremos una obra breve en colaboración con un autor.
Si todo sigue su curso y nos sigue dando placer, completaremos el próximo año con una tercera etapa en donde crearemos una obra de duración convencional.

 

 

 

 

 

 


La opinión de charly borja - junio 2011 Copyright ©


Interesante obra escrita por José Sanchís Siniestra y bien dirigida e interpretada por un elenco que mixtura gente joven de edad y gente joven de espíritu, y eso se nota por la vibra que emiten desde el escenario hacia la platea

.

Si bien se trata de una obra breve, eso no quiere decir que sea de visión desechable, porque en el caso de “Gestos para Nada” cada acción conlleva un paradigma, un cuestionamiento cierto, una apertura para que le mente se pregunte cosas.

 

 

 

 

Recomendable, por su ágil puesta que amerita un tertulia distendida que invite a pensar.


Acerca de José Sanchís Sinisterra

Sus primeros trabajos como director y dramaturgista se fechan en el 60 dentro del Aula de Teatro de la Universidad de Valencia. En el 77 crea el grupo Teatro Fronterizo iniciando con éste un importante trabajo de investigación teatral que comprende: las fronteras de la teatralidad, el despojamiento de sus elementos constitutivos y la modificación de los mecanismos perceptivos del espectador. Las fronteras entre el género narrativo y teatral las transitará a lo largo de los 80 a través de dramaturgias de obras de autores del siglo XX como Joyce, Kafka o Cortázar, pero también a partir de textos de los Siglos de Oro y de las Crónicas de Indias. La obra de Sanchis Sinisterra siempre presenta un continuo movimiento entre la tradición y las líneas dramáticas contemporáneas, del que es un buen ejemplo su obra Ñaque (1980). En este texto se adivina ya la presencia de Beckett, autor clave para la etapa que abre el autor en la Sala Beckett de Barcelona a partir de 1989, donde impartirá cursos para actores y autores. Allí profundiza en el estudio de los límites de la teatralidad: lo intertextual, la implicación del espectador en la ficcionalidad, la metateatralidad, el cuestionamiento de la fábula y del personaje tradicional, lo no dicho, lo enigmático, etc. Todo ello, entre otras muchas cosas como la necesidad de acercar el teatro a otras artes o a la ciencia, participa de la defensa de lo que este autor denomina una "teatralidad menor". Un tipo de teatro muy distinto al espectacular y comercial. Su obra explora muy diferentes temáticas, desde un teatro de carácter histórico - que va desde la conquista de América, Trilogía americana hasta la Guerra Civil española, ¡Ay Carmela! (1986) - y llega a la realidad actual pasada por un filtro de extrañamiento. Esta última muy crítica con la sociedad de consumo (Marsal Marsal, 1996). Sus últimas obras: El lector por horas (1999) un homenaje a la literatura, y La raya en el pelo de William Holden (2001) dedicada al cine, forman parte de una trilogía sobre otras artes de la que faltaría la música.