HNA: Obra para danza y orquesta de computadoras

En un ambiente "dark" Valeria Pagola desarrolla una sugestiva performance rodeada por una cibernética Orquesta de Laptops cuyo director interactúa con ella en su coreografía, desarrollando una versión futurísticamente exótica del Himno Nacional Argentino.
 
   
 
 

 

 

 

photos by charly borja 2010

 

 

HNA: Obra para danza y orquesta de computadoras

Obra coreográfico-musical comisionada y coproducida por el Centro Cultural Rojas
para el Bicentenario de la Revolución de Mayo


Intérpretes
Valeria Pagola, Esteban Insinger, Fabian Kesler
Música original y dirección musical: Esteban Insinger y Fabian Kesler
Laptork: Matías Sillitti, Piero Sabatini, Fernando Albornoz, Pablo Hernando, Camilo Gutiérrez y Esteban Martín
Asistencia general: Melina Boyadjian
Diseño de iluminación: Ricardo Sica
Dirección general y coreografía: Valeria Pagola

Sala Batato Barea – Centro Cultural Ricardo Rojas
Av. Corrientes 2038
Los jueves de setiembre y octubre 2010 a las 21 hs.
Entrada $20


De qué se trata?
La obra plantea una nueva concepción del Himno Nacional, a manera de homenaje coreográfico musical. Su creación parte de un recorrido no lineal de su estructura, donde danza y música juegan con abstracciones y con nuevas interpretaciones, proyectadas y derivadas desde la base musical creada en el año 1813. La coreografía se construye amalgamada a la puesta escénica del ensamble orquestal electrónico, la fuerte propuesta musical de Laptork Orquesta. La tímbrica electrónica musical sostiene el universo particular y tecnológico de la obra.

 

 

 

 

La opinión de charly borja – setiembre 2010

Original muestra de teatro vanguardista en donde confluye la danza, el canto y la música netamente electrónica con el leiv motiv criollo de la interpretación post-modernista del Himno Nacional Argentino, en una versión futurista con mucha belleza estética en lo auditivo por parte de Valeria Pagola y del grupo de cibermúsicos encargados de las enigmáticas laptops.

Precisamente las laptops y sus amos, los músicos, desarrollan una interesante estética cercana al arte gótico por el oscurentismo y hermetismo de sus apariciones, sobre todo cuando dejan sus mesas y van en busca de Valeria quien se somete a una prisión virtual constituida por las computadoras que la rodean y le exigen que se coloque a sus pies a merced de ellas.

 

 

 

 

La encriptada música original pertenece a los maestros Esteban Insinger y Fabian Kesler quienes junto a Valeria Pagola, juegan un juego escénico recorriendo el escenario, por momentos juntándose como queriendo integrar sus cuerpos en una sola masa y por otros sosteniéndose como árboles meciéndose en el viento.


Una puesta vibrante, vanguardista, con un final espectacular "a toda orquesta", con esa fuerza contenida que es liberada en la entonación de una particular versión del Himno Nacional Argentino difícil de olvidar para aquellos que hayan disfrutado de este espectáculo.