volver a la portada leer otras críticas

 

 

un digno tributo al gran Bob Fosse.
 
   
 
 

 

 

 

 

ph charly borja 2015 - Copyright ©

 

 

 

"EL GRAN FINAL"
T R I B U T O A B O B F O S S E

Un espectáculo creado y protagonizado por
GUSTAVO WONS

Idea, Coreografía y Puesta en escena: Gustavo Wons
Libro: Julio Panno


Elenco
Santiago Almaraz
Pia Alonso
Vicky Barnfather
Nicolás Chávez
Carla Dorto
Cecilia Estévez
Pamela Garegnani
Eugenia Gil Rodríguez
Angel Hernandez
Carla Lanzi
Mariano Magnifico
Carla Noval
Rodolfo Santamarina
Nicolás Tadioli
Verónica Torres
Nicolás Villalba
Florencia Viterbo
Gustavo Wons


Idea, Coreografía y Puesta en escena: Gustavo Wons
Libro: Julio Panno

Dirección General: Julio Panno, Gustavo Wons
Producción: Matías Baraviera, Laura Casadiego
Música Original: Pablo Marino
Diseño de Iluminación: Gustavo Wons - Julio Panno - Francisco Hindryckx
Diseño de Vestuario: Julio Cesar, Matías Begni
Diseño de Make up: Juan Manuel Pont Ledesma
Diseño de Peluquería: Fabián Cigona
Dirección, Arreglos y Coach vocal: Sandra Guida
Asistente de Coreografía y Stage Manager: Barby Majule

HORARIOS
Viernes a Sábados 22.30 horas
Domingos 18.30 horas

LOCALIDADES
Desde 200 Pesos

 

 

De qué se trata?
El bailarín y coreógrafo argentino Gustavo Wons creó un espectáculo musical de argentina para el mundo que se presenta en el teatro Astral de la Avenida Corrientes de viernes a domingos.
Gustavo Wons, de destacada trayectoria en los escenarios de Argentina, Broadway y el exterior, que trabajó con las más importantes figuras del género musical se pone en la piel del legendario y recordado coreógrafo Bob Fosse para crear un espectáculo cuyo título “El Gran Final” es un tributo coreográfico al multifacético artista norteamericano de los más inolvidables musicales y del jazz.

Con coreografías originales de Gustavo Wons, el espectáculo toma como punto de partida, la fiesta que el mismo Bob Fosse dejó paga para “celebrar” su fallecimiento y recorre diferentes momentos de la convulsionada vida de este extraordinario director.

 

 

 


La opinión de charly borja - octubre 2015 Copyright ©


El talentoso Gustavo Wons supo captar esa esencia tan especial de las coreografías del genial bailarín y coreógrafo Bob Fosse con esos matices jazzísticos tan especiales, confeso apasionado por el trabajo de Fosse don Wons se hace carne propia personificándolo en un maravilloso viaje lleno de climas emotivos que van tributando a los grandes musicales creados por el maestro estadounidense.

“El gran final” es un espectáculo deslumbrante que cuenta con un grupo de excelentes bailarines encabezados por el propio Gustavo Wons, que entre cuadro y cuadro generan esa magia tan necesaria para atraer al espectador.

 

 

 

 

La voces femeninas son excelentes sobresaliendo entre ellas la promisoria Carla Dorto, en la noche en que asistimos a ver el espectáculo estuvo como estrella invitada Melania Lenoir con su histrionismo escénico y portentosa voz como estrella invitada.

 

 

 

 

 

Con rubros técnicos de gran calidad como el vestuario, el maquillaje, las pelucas y el sonido son el marco más que adecuado para lucir las muy buenas performances de los bailarines, siendo la iluminación creada por el trío conformado por Gustavo Wons, Julio Panno y Francisco Hindryckx la gran vedette del show ya que con sus claros-oscuros y otros efectos resaltaban en diferentes planos el amplio escenario del teatro Astral, para brindarle perspectiva a los movimientos coreográficos que se muestren por demás sugestivos.


“El gran final”, es un espectáculo imperdible, una poética y creativa travesura coreográfica de Gustavo Wons para rendir homenaje con gran nivel artístico a un monstruo sagrado de los musicales de todos los tiempos el gran Bob Fosse.

 

 

 

 

 

 

 

 


Acerca de Bob Fosse


Robert Louis "Bob" Fosse (Chicago, 23 de junio de 1927 - Washington, D.C., 23 de septiembre de 1987) fue un actor, bailarín, coreógrafo y director de cine estadounidense.
Nació y se crio en Chicago. Su padre, Cyril Fosse, era un actor y cantante noruego-estadounidense. Su madre Sara Alice era de origen irlandés. Realizó su primera gira a los trece años con su propio número musical y con quince creó su primer coreografía sobre el tema That Old Magic de Cole Porter. En su primer número las bailarinas manipulaban plumas de avestruz estratégicamente colocadas, provocación sexual que se convertiría en la marca de sus coreografías.
En 1948 debuta como bailarín en el teatro y cinco años más tarde en el cine. tras hacer papeles destacados en Bésame, Kate y Tres chicas con suerte de Stanley Donen, protagoniza y hace la coreografía del film Mi hermana Elena pero sin abandonar nunca la actividad teatral, donde brilla más que en el cine. Deja el trabajo de bailarín, que solo toma esporádicamente en las adaptaciones de éxitos musicales de Broadway para el cine en films dirigidos por Vincente Minnelli entre otros.
Llegó al cine como director en 1969 con Sweet Charity. La obra de teatro estaba basada en la película Las noches de Cabiria, de Federico Fellini, ganadora del Óscar al mejor film extranjero unos años antes, y en Broadway había sido protagonizada por Gwen Verdon, mujer de Bob Fosse. A la hora de llevarla a la pantalla se eligió a Shirley MacLaine, cuyo nombre era más familiar para el público. La película fue un fracaso. Este cachetazo es el posible responsable del gran aporte de Bob Fosse al cine: una nueva concepción del musical a través del montaje y la puesta de cámara, como se advierte en su siguiente filme de 1972, Cabaret, convertida hoy en un clásico.
En 1971, Bob Fosse interpreta a la serpiente en una adaptación de El principito. Sus pasos serán la inspiración de los pasos que utilizará Michael Jackson diez años más tarde.
Cabaret, adaptación de la novela de Christopher Isherwood Adiós a Berlín fue protagonizada por Liza Minnelli, Michael York y Joel Grey. El filme aborda temas sociales complejos con gravedad histórica (el ascenso del nazismo, la intolerancia, la homosexualidad, el aborto) en lugar de los conflictos románticos de los musicales clásicos. Fosse limita las escenas musicales al verosímil que el propio argumento propone: todas las canciones (con la excepción de un himno nazi) son cantadas en el escenario del cabaret, estableciendo siempre un espejo con el avance de la trama. La ruptura con el plano secuencia, en pos de una cuidada planificación de planos cortos, a veces detalles, que el montaje sincroniza con la música, crea una puntuación mucho más rítmica y una participación diferente por parte del espectador.
Cabaret fue la consagración de Fosse como cineasta. Por el filme obtuvo el Oscar al mejor director (sobre Francis Ford Coppola, que competía ese año por El padrino). La película ganó otros ocho premios y significó el lanzamiento de Liza Minnelli. También significó el comienzo de la colaboración entre Fosse y el equipo John Kander y Fred Ebb, autores de las canciones del musical.
Luego, los tres emprendieron la realización en Broadway de Chicago, además de colaborar en el especial para televisión "Liza with a Z": show creado para el lucimiento de Minnelli y coreografiado por Fosse.
Chicago fue un éxito, y pronto comenzó a hablarse de trasladarlo al cine. Se barajaron los nombres de Goldie Hawn y Liza Minnelli entre otros, pero el proyecto fue postergándose indefinidamente hasta que el musical fue repuesto con un nuevo elenco en 1995. Esta versión, sin escenografía y con un estilizado trabajo de vestuario en blanco y negro, fue coreografiada por Ann Reinking, que había participado de la puesta en escena original.
En 1974 Fosse realizó una película completamente atípica e inesperada. Lenny, es una biografía (no musical) del stand up comedian Lenny Bruce, un personaje de la contracultura que desde el escenario de un night club criticó a su gobierno, a la sociedad de su tiempo y al American Way of Life, hasta su muerte temprana. El personaje fue interpretado por Dustin Hoffman. Fosse llenó la película de recursos visuales fuertemente emparentados con el cine documental. Toda la película se filmó en blanco y negro, muy contrastado y por momentos sucio. Las escenas dramatizadas se alternan con falsas entrevistas a los personajes, de un tono extrañamente realista e hipnótico.
Tras el fracaso comercial de Lenny, Fosse encaró su película más compleja, con la que ganó la Palma de Oro en Cannes: All That Jazz (Empieza el espectáculo). El argumento era un fresco autobiográfico, al punto de que el personaje central, interpretado por Roy Scheider, mostraba una gran similitud física con Fosse. Acaso inspirada en Ocho y medio de Federico Fellini, la película narra las fantasías y reflexiones de un coreógrafo de éxito, que en mitad de los ensayos de una obra sufría un infarto. A partir de entonces y en diálogo con La Muerte, encarnada por Jessica Lange, el protagonista repasa su vida entera, y asiste al desfile de sus mujeres (esposa, amante, hija) que se despiden de él mediante números musicales. Con estas imágenes (originadas en el infarto que tuvo Fosse durante los ensayos de Chicago) la película justifica la inclusión de canciones como parte del trabajo del director (castings y ensayos en el teatro) y como parte de sus alucinaciones durante su estado de coma (las viejas amantes bailando alrededor de su cama).
"All That Jazz" es uno de los exponentes más acabados del género musical, y a la vez una mirada de enorme humanidad sobre la vida de los trabajadores del espectáculo. Su cruce de lenguajes, sus varios planos de acción y sus desplazamientos de sentido hacen del film una obra única.
Tras este punto culminante Fosse trabajó en varias puestas en Broadway, entre ellas Big Deal. Volvería al cine con otro proyecto muy emparentado a Lenny: Star 80, biografía de Dorothy Stratten, una modelo de Playboy asesinada por su novio. Una vez más Fosse utilizó códigos del documental para explorar el mundo de las modelos y la vida nocturna de los ´70s. Los personajes centrales fueron encarnados por Mariel Hemingway y Eric Roberts (en el papel que estuvo a punto de encarnar Richard Gere, luego protagonista de la versión fílmica de Chicago). El filme no logró la acogida de sus películas anteriores.
Fosse ya no volvería a dirigir cine, aunque sí realizó algunas otras puestas en un Broadway donde toda la atención aparecía ya centrada en Andrew Lloyd Weber y sus megaéxitos. Durante la gira de reposición de Sweet Charity, en 1987, Fosse cumplió su profecía de All That Jazz y murió de un paro cardíaco.
Desde entonces su figura ha ido creciendo en prestigio, hasta convertirse en el referente más importante del género musical de las últimas décadas. Gran parte del mérito se origina en la reposición de Chicago. A partir de este éxito internacional de esta nueva puesta (importada a medio mundo en versiones copiadas, con elencos locales), Chicago finalmente llegó a la pantalla con la dirección de Rob Marshall.
Fosse no fue sólo un coreógrafo de un estilo propio; sino, por sobre todo, un cineasta de un rigor estético incomparable.

 

 

 


 

 

 

free counters

 

leer otras críticas

volver a la portada