volver a la portada del sitio visitar el menú de danza contemporánea

 

 

  "172"

 

 

Vanguardista propuesta en donde el movimiento, la contemplación, la palabra, la danza y la música confluyen en una performance "freak" en donde cada espectador vé la acción desde un punto de vista diferente.
 
   
 
photos by charly borja 2011 - Copyright ©
 

 

 

 

 

“172”
Idea y dirección: Dalilah Spritz

 

Intérpretes
Natalia Caporale
Daniel Slafer
Eduardo Spíndola y
Dalilah Spritz

 

Asistencia Rocío Mercado
Realización de video: Laura Zenobi
Diseño de espacio e iluminación: Eduardo Spíndola
Música Original y edición: Jorge Grela
Diseño y realización de vestuario: Daniela Torta
Diseño Gráfico Paula Spritz

 

Sábados 22 hs.

Querida Elena
Pi y Margal 1124 – Parque Lezama

Entrada $ 35.-
Reservas 4-361-5040

 

 

 

 

De qué se trata?
“172” es una obra con público reducido, en la que el foco de atención de cada espectador será diferente.
Un eje que conduce a los intérpretes y que a su vez se deja afectar por el espacio y otras variables...
42 metros es la distancia a recorrer...

 

La opinión de charly borja - mayo 2011 Copyright ©

Asistir a esta nueva obra de la creativa Dalilah Spritz es como participar en un enigmático ritual en el que confluyen el misterio, la contemplación del espectáculo desde un ángulo distinto para cada uno de los espectadores, la buena música y sutiles performances a cargo de un cuarteto actoral que invita al espectador a seguirlo en sus por momentos extravagantes pasajes.

Desde que el público es recepcionado por un formalísimo anfitrión de la ceremonia protagonizado por Eduardo Spíndola, hasta las surrealistas charlas con sus invitados a la mesa del histriónico Daniel Slafer con complicidad asistida de Dalilah Spritz quien toma debida nota de los flashbacks de su memoria con la de Slafer volcados en un cuaderno en donde toda línea parece perderse en el tiempo…

 

 

 

Previo pasaje por un cuarto en donde un mural de pequeñas luces hacen de luciérnagas para los dubitativos movimientos de una bailarina que munida de un auricular se mueve a discresión por esa sala, el público es invitado a recorrer un oscuro pasillo lleno de plantas y objetos para adentrarse en lo que será el campo de operaciones de un infartante final de obra con una performance grupal "a full" que incluye interesantes visuales retro y una excelente banda de sonido que puede llegar a despertar hasta a la más inaccesible momia egipcia pa' que baile…

Original puesta desde todo punto de vista, una bizarra obra teatral que podrá tener tantas lecturas como espectadores vayan a vivirla, salud “172” y la vanguardia sigue su camino contigo…

 

 

 

 

 

 

volver a la superficie